El auténtico pecado original

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Ander dice:

    Y perdimos el goce de mear desde las alturas, ¡ahí va, qué chorrazo! Aún conservamos un oscuro recuerdo genético: cuando meamos en el monte, siempre buscamos un árbol para mear contra él. Este fenómeno siempre me ha llamado la atención.

  2. escéptico dice:

    Ander, lo de mear contra un árbol tampoco lo entiendo muy bien, no parece muy adaptativo porque das la espalda a un posible depredador. Lo suyo sería mear con la espalda apoyada en el árbol, en poso chulesca, claro.

  3. Ander dice:

    Será que preferimos que un depredador nos muerda el culo. O que no nos vea la pilila, tan pequeñica.

  4. escéptico dice:

    Ander, hay ciertos comentarios que requieren un testimonio gráfico adjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.