Corre y olvídalo

Hace unos meses empecé a correr.  Dos veces a la semana me enfundo en mi ropa deportiva, desafío al frío y a la noche y hago unos kilómetros. Durante un par de horas a la semana corro por mi pueblo ligero de ropa, sin móvil, sin documentación, todo lo libre que puede ser una persona que va montada en unas zapatillas de 55 euros.

Nunca he sido un deportista. Hubo temporadas antes de cumplir la mayoría de edad, en las que de vez en cuando subía al Jaizkibel o al Bianditz en una bici de paseo regalo de la Kutxa. En julio y agosto, después de comer y con todo el torrao. Eso sí que era un deporte de riesgo. Los ciclistas de verdad me pasaban e intercambiaban risillas. Yo ignoraba esas burlas, bastante tenía con evitar una muerte por infarto.

Hasta hace poco vivía de aquellas batallitas pseudodeportivas. Era como esos que dicen que lucharon contra el franquismo y lo más arriesgado que hicieron fue poner en su habitación un disco de Raimon. Ahora he decidido reanudar mi vida deportiva.

Todavía tengo cosas que pulir, sigo acelerando mi ritmo cuando me cruzo con otros corredores, estoy un pelín obsesionado con el cronómeto y echo en falta una dosis de masoquismo (disfrutar sufriendo) que he ido perdiendo con los años. Es un momento de desconexión, mis preocupaciones se centran en el dolor de las articulaciones, en no ser atropellado y en mantener una respiración más parecida a la de un humano que a la de un perro.

Dicho esto, comprenderéis que haya veces que no sé si hago footing o terapia. Así como hay gente que escribe para que le quieran,  pienso que corro para quererme más. Ya lo dicen mis zapatillas marca ASICS (Anima Sana In Corpore Sano).

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. petrus dice:

    Wenas!!!

    Aunque no hayas sido nunca un deportista, creo en mi humilde opinión que creo que te has equivocado de deporte. No a todo el mundo le gusta correr, pero buscar una dosis de masoquismo, no creo que sea sano, y tampoco estar concentrado en el dolor de tus articulaciones, ni si vas a ser atropellado, y menos parecer un perro, porque estas que no puedes respirar.

    La idea de hacer deporte espero que sea porque al menos te gusta, pero hacer deporte por sufrir, no. Búscate otro «hobby» (no se si se escribe así…).

    En fin, el ir a correr es saludable siempre y cuando te sientas cómodo corriendo sin forzar tratar de llevar la respiración y si vas con alguien o si vas solo, aunque vayas ligero con esas zapatillas te recomiendo que vayas con algún reproductor de música para que se te haga más ameno, y sobre todo cambies el paisaje de dónde vas a correr. Si no es como todo, siempre lo mismo se hace muy pesado.

    Busca otra manera de sufrir,..Que seguro que ya tendrás más como para que el correr sea una de ellas. Hacer deporte debería ser estimulante.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.