La rigidez del feriante

Una mujer se acerca corriendo a la ventanilla de los autos de choque.

-Perdone, he perdido el bolso. En el bolso tengo unos medicamentos que tiene que tomar mi hijo cada hora para evitar un ataque epiléptico. Ayúdeme a encontrarlo, ¡por favor!

El feriante levanta la vista de su móvil, apaga el cigarro, enciende otro, se lo fuma con calma, lo apaga, crea un grupo de Whatsapp pidiendo el regreso de Azúcar Moreno, rellena una primitiva, se va a sellarla, vuelve, enciende un cigarro, se lo fuma con calma, lo apaga, enciende otro y señala el cartel.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.