La conquista del silencio

De unos años para acá he oído muchas veces criticar el estilo de vida actual, sobre todo en las ciudades. Que si nos hemos vuelto individualistas, que si se están perdiendo esas bonitas relaciones entre vecinos, que si la gente va en el autobús con sus auriculares y se aísla, que si todo el mundo va con prisas y no se preocupan por los demás, etc.

A mí no me gusta que mi vecina me pare, como el otro día,  para preguntarme cuánto pago de alquiler. Me agobia que se me siente alguien al lado en el tren y que me empiece a hablar. Me gusta entrar en esas tiendas de los centros comerciales donde puedes curiosear durante horas sin que  ningún dependiente te pregunte qué deseas. Me costó años encontrar un peluquero que fuera capaz de estar callado durante los veinte minutos que dura el corte de pelo. Me molesta enormemente estar sentado en una terraza leyendo el periódico, y que un jubilado aburrido me pregunte a gritos desde otra mesa a qué hora es no sé qué partido de fútbol. Procuro entrar a bares donde no conozca a ningún camarero, para no tener que entablar conversaciones insustanciales durante los 40 segundos que tarda en prepararme el café.

¿Soy un asocial? ¿Un rarito? ¿Un maleducado? Yo creo que no, simplemente me gusta, en esos momentos en los que no me apetece hablar con nadie, que se respete mi opción de no abrir la boca.

No conviene confundirse, por el hecho de que vaya en el transporte público con mi reproductor de mp3 y mi libro, no quiere decir que si al hombre de al lado le da un infarto, yo vaya a pasar una página y a aumentar el volumen del ipod. Los tiempos cambian, pero no tanto.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. sonia dice:

    hola.me ha encantado el comentario.yo creia q era d las raras q le gustaba ir a un bar y que no m molestasen mientras tomba un cafe.me iba a un bar q sabia q no iba estar nadie conocido…y lo d la peluqueria,lo has clavado,estuve una mañana entera buscando una aislada y con poca gente….veo q quedamos bichos rarosss…agurr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.