Perra vida

El dueño de Duque era multimillonario. Un domingo de marzo, en plena resaca de Pétrus, decidió invertir la mayoría de sus ahorros en Lemon Brothers, unos malabaristas montenegrinos que basaban su espectáculo en pasarse limones en llamas con los ojos vendados. Era un negocio de alto riesgo, pero Frank -así se llamaba el amo de nuestro perro- tenía una corazonada con estos artistas. Los había visto actuar en un puticlub de carretera y desde el primer momento vio algo en ellos.

-Con el Cirque du Soleil casi me duermo pero estos tíos me han tenido en tensión en mi taburete durante hora y media -le dijo a su incrédulo contable.

-Pero Frank, invertir el 110% de tus ahorros…

-No soy un romántico ni un pardillo, mi intención es duplicar mi inversión o como mal menor cuadruplicarla -se le veía emocionado y nervioso, gesticulaba exageradamente como un mimo que acabara de meterse su primera raya.

Les preparó una gira por grandes estadios, un escenario del tamaño de un campo de fútbol, publicidad en los principales medios, los Rolling Stones de teloneros y Massiel como speaker. Todo atado y bien atado.

A falta de tres días para iniciar la gira mundial, con todo el taquillaje vendido, Zoran -el hermano pequeño de los Lemon Brothers- sufre un accidente en un ensayo. Se coloca mal la venda y una gota de limón le entra por un ojo y le sale por la boca, sin dañar ningún órgano vital.

Este percance hace que Zoran se cuestione su modo de vida y la víspera del gran día comunica a sus hermanos que abandona el mundo del espectáculo. Tras oir esto, los Lemon Brothers deciden separarse.

Frank está arruinado. Agobiado por las deudas, hundido y solo, se descubre un día a cuatro patas comiendo del plato de Duque. El perro, ante esta visión, huye de la casa no sin antes tratar de montar a su dueño.

Mientras otros se arreglaban con cuatro perras, Duque estaba acostumbrado a una vida fácil. Comida en abundancia, sexo al aire libre y palmaditas en el costado. De repente se ve en la calle, avergonzado y sin recursos, sin más opciones que la mendicidad.

perro-mendigo

Así lo encontré. En cuanto alguien se acerca al cajero, se levanta y te mira con unos enormes ojos tristes. La inconfundible mirada de aquel que teniéndolo todo lo perdió por culpa de una gota de limón.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. alfiler dice:

    ¿es mejor para un chucho que para un humano el hecho de andar con cuatro perras?

  2. chus dice:

    siento arruinarte el post, pero no es LEMON BROTHERS sino LEHMAN BROTHERS….

  3. escéptico dice:

    alfiler, hay perras muy perras, no sabría contestar.

    chus, ¿Lehman Brothers? ¿quiénes son esos?

  4. Nahum dice:

    Jeje, a mí me ha encantado lo de “Lemon Brothers”.

    Parabólico le encuentro, Mr. Escéptico.

  5. escéptico dice:

    Nahum, ya me gustaría a mí ser parabólico, pero no me llega para la antena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.