Piscinazo

Sentía que cada brazada era tan potente y certera como para separar el mar Rojo. Estaba nadando en perfecta sincronía, haciéndome uno con el cloro. Brazos y piernas, respiración acompasada, deslizándome por la desierta piscina como un delfínido tratando de impresionar a la hembra más bella del acuario.

Me podía imaginar a las viejas observándome por la cristalera de la cafetería del polideportivo, con la boca tan abierta ante tamaño espectáculo que sus dentaduras postizas ya descansarían en el fondo de su tónica. Hasta el socorrista tuvo la verguenza torera de abandonar su puesto e irse a llorar al baño del vestuario de mujeres, sabedor de que no era digno de presenciar semejante exhibición sin presentar su dimisión de facto. Un despistado entró con la intención de hacer unos largos y ante la sobredosis de plasticidad que estaba regalando a sus ojos no pudo evitar tener una erección.

Sentía que había nacido para vivir ese preciso momento. Toda mi existencia, todas las decisiones tomadas, todo el amor que había dado y recibido adquiría forma en ese instante y se convertía en una coreografía perfecta. Avanzaba sobre el agua cristalina, obsesionado por una idea que retumbaba en mi cabeza a cada bocanada de aire: el día que me quite los manguitos esto ya va a ser la hostia.

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. El jukebox dice:

    Fíjate en qué concepto te tengo que creía que todo iba a acabar en la típica mancha de micción extendiéndose por el agua de la piscina.

  2. Kanif dice:

    Ja ja ja ja Pues sí, pero no me cuadra que alguien que siente que “toda su existencia, todas las decisiones tomadas, todo el amor que había dado y recibido adquiría forma en ese instante y se convertía en una coreografía perfecta” pueda estar obsesionado con una idea, pues en esos momentos de esclarecimiento uno se libra de toda inquietud y obsesión.
    Por lo demás me ha encantado. Redondo.

  3. Shatik 1-3 dice:

    Constato lo del socorrista. Ahora, ni te puedas hacer idea la de féminas que acudieron en su consuelo, cual féminas tocadas en su instinto maternal de proteger al niño desválido que había en él.

  4. Uxue dice:

    Eres la Esther Williams de Ñoñosti.El Johnny Weissmüller del polideportivo. El más trendy de ese lado de la bahía. Seguro que si el COI te ve nadando, además de Capital Cultural, os lleváis las olimpiadas de 3074.Con un par (de manguitos).

  5. escéptico dice:

    El jukebox, en la primera versión estaba como escribes, pero el lobby de gerentes de polideportivos municipales presionó para cambiarlo.

    Kanif, gracias. Estas experiencias extrasensoriales duran escasos segundos, luego la realidad se impone.

  6. escéptico dice:

    Shatik 1-3, la erótica del perdedor nos está jodiendo la vida a los que hemos nacido para triunfar.

    Uxue, son viviencias puntuales. Lo normal es que en los primeros metros trague tanta agua que soy capaz de convertir una piscina olímpica en la piscina de los niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.