Toallas de nuestros padres

Bixente es socio de la Real Sociedad desde que tiene uso de porrón. Defiende a ultranza el sueño de una Euskal Herria independiente de la misma forma que lucharía por la sacrosanta unidad de España en el caso de haber nacido en Cartagena. Esta certeza le perseguirá durante toda su vida, sin llegar jamás a alcanzarle.

Su hija Udane, de 15 años, aprovecha que sus padres están pasando un fin de semana en las Landas para invitar a su mejor amiga Lucía a dormir. Tras pasar la mañana en la playa vuelven a casa agotadas. El tenderete está repleto, y a Udane no se le ocurre otra cosa que extender la toalla mojada de su amiga en el balcón.

Un total de 28 horas estuvo colgada la toalla en el balcón de Bixente. La mayoría de esas horas fueron de 60 minutos. Medio sábado y casi todo el domingo permaneció la réplica de la rojigualda cubriendo de verguenza el domicilio. Según se acercaba al portal, cargado de maletas y sudoroso, Bixente se topó de narices con la madre de todos los oprobios. Un grito desgarrador resonó en el barrio entero, como si estuviera cantando el famoso gol de Zamora, pero en propia puerta. Matar a la madre o follarse al padre eran para Bixen pasatiempos veraniegos comparados con este tabú. No recuerda si abrió la puerta de casa con la llave o a cabezazos, si quemó la toalla o la destrozó con sus propias manos. Lo único cierto es que su compañero de mus no le devuelve las llamadas.

También te podría gustar...

11 Respuestas

  1. Ander dice:

    Se me han saltado las lágrimas. A este paso vas a ganar una concejalía.

  2. alfanje dice:

    Son dramas universales, aunque parezcan regionales…

  3. escéptico dice:

    Ander, que la concejalía no sea la de urbanismo, que ahora es en la que menos se puede trincar.

    alfanje, todos llevamos un pueblerino dentro, y la mayoría también fuera.

  4. June dice:

    Cuando era pequeña, revisaba con mucha atención toda la ropa, y hasta los cuadernos y todo, porque si por ejemplo te ponías una camiseta de rayas en la que una franja roja tocase a una amarilla, el bullying estaba asegurado. O si colocabas el subrayador amarillo junto a un boli rojo. Así que yo soy de las que realmente temo quedarme ciega cuando veo a algún guiri paseando con la camiseta de la selección por la Concha o cuando paso por la Plaza Colón en Madrid.

    En mi caso, afortunadamente, ese adoctrinamiento antiespañol me ha convertido en antipatriótica en general. Pero me ha encantado eso de «Defiende a ultranza el sueño de una Euskal Herria independiente de la misma forma que lucharía por la sacrosanta unidad de España en el caso de haber nacido en Cartagena».

  5. Ander dice:

    Este susedido protagonizado por mi abuela es de hace varios años. Lo copio.

    «PATRIAS CON PINZAS

    Cuando pone a secar ropa blanca en el tendedero, mi abuela la cuelga con pinzas rojas y verdes. Lo hace con una evidente intención patriótica.

    Un día, justo después de poner una pinza roja, su amiga Emilita, salmantina, le pasó una pinza amarilla. Mi abuela se giró y le bufó:

    -¿Me estás llamando separatista?

    Emilita se quedó tiesa.

    -Porque nacionalista soy, pero separatista, ¿tú qué sabes?».

  6. Ander dice:

    Sigo con el tratamiento, doctor:

    De críos, en clase dejábamos nuestros diccionarios y libros tochos en unas estanterías, para no acarrearlos a diario. Yo tenía una mini enciclopedia Larousse que me encantaba hojear, con sus mapas y sus fotos y sus gráficos. Un día, el bobo de I.C., que era muy bobo, la abrió por la página de España y encima de la bandera pintó con típex una gran polla.

    Desde aquel día, cada vez que me veo el miembro, tarareo el himno nacional, chunta-chunta tachunta-chunta-chunta…

  7. escéptico dice:

    June, recuerdo esa sensación de vigilar los colores para no caer en la combinación maldita. Muy triste.

    Ander, que no te dé por mear en un mitin de Bildu, puedes salir perjudicado.

  8. karmele dice:

    Pues mis padres eran republicanos y el dia de la republica se las apañaban , para colgar ropa de manera que coincidiera con los colores de la bandera republicana .

    Esto era en trincherpe

  9. escéptico dice:

    karmele, lástima que no haya foto de eso. En color, claro.

  10. alfanje dice:

    En mi clase también había un diccionario con la bandera pintarrajeada a base de bolígrafo.

    No sé si será porque el Fundador fundó también la bandera, o porque es un movimiento nacional más simbólico que otros, pero comparando sorprende la fijación vexilológica en Vasconia. Yo creía que era algo común a los nacionalismos, pero resulta que otros, incluso más trágicos, no la tienen.

  11. Enrique dice:

    Joder, qué bueno…este se me había pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.